• Andrea Durango

“Hambre de poder”: Quienes crean una idea, no son necesariamente los más aptos para desarrollarla

Actualizado: 13 de sep de 2020

por Andrea Durango. Blog Económico Series

La película estrenada en 2016 muestra la historia poco conocida de como surgió el imperio de comida rápida más grande del mundo, con más de 38.695 restaurantes y en más de 119 países, McDonald's. Este cortometraje, ambientado en los años cincuenta, hace un recorrido por la arquitectura, cultura, estética y los valores de los Estados Unidos de la época, incuyendo un ambiente en el que se respira la necesidad de alcanzar el sueño americano, sin escrúpulos.

Sin spoilers, podemos afirmar que lastimosamente no todo el piensa en grandes ideas es el indicado para ejecutarlas. Y esto, en esencia, es la trama de esta entrega cinematográfica que más que un clásico para cinéfilos, se ha convertido en pieza clave de muchas clases de negocios por su contenido audaz y ambicioso.

Antes de ser un gigante en la industria fast food, McDonald's era un pequeño restaurante familiar en San Bernardino, California, pero con un modelo innovador para la época, la especialización del trabajo. En economía sabemos que la especialización del trabajo es usada comúnmente en procesos de construcción o fábricas. Sin embargo, el encanto de este pequeño restaurante fue exactamente este, cada uno de los funcionarios sabía perfectamente que hacer y cuando hacerlo para entregar los platos de forma rápida y exacta. Era como una máquina. Todos en sus puestos colocando dos trozos de pepinillos en cada hamburguesa, cantidad determinada de salsa de tomate y de mostaza, las papas siendo freídas con tiempo cronometrado, los panes siendo calentados hasta cierto punto y las malteadas servidas con especificaciones estrictas de sus cantidades para cada sabor.

La mecánica del “Self-service” y la especialización del trabajo permitieron que las hamburguesas fueran buenas y baratas, lo que diferencio al restaurante de sus competidores y permitió que su producción a gran escala fuera posible. No obstante, no fue con el mejor sandwich, el mejor milk shake o las mejores papas fritas del mundo que ellos consiguieron abrir más de 35 mil puntos de venta en 119 países, sino por su gran astucia de entender que la tierra donde estarían ubicados estos puntos McDonald's se apreciarían con el tiempo y al final lograr ser más que una franquicia de fast-food, un gigante inmobiliario.

Hambre de poder desata un remolino de emociones para quien la ve, este debate entre lo ético y la usura entre la creación y la explotación es la consistencia más interesante de esta película que te lleva a preguntas sobre tu propia integridad y moral al momento de hacer negocios.