• Juan Diego Heredia

Drogas, Netflix y competencia perfecta.

Actualizado: 13 de sep de 2020

por Juan Diego Heredia. Blog Económico Series


Desde que inicia el camino para convertirnos en economistas, nos hablan de las virtudes y lo maravilloso que es el modelo de competencia perfecta. Nos enseñan que las cantidades que se comercializan en el libre mercado son las más eficientes y justas, ya que cada agente toma la decisión de consumo/producción de forma tal que se maximiza el bienestar. Sin embargo, mientras más nos sumergimos en la carrera, nos vamos dando cuenta que es casi imposible encontrar esta situación en la vida real. En la práctica, nos basamos en la libre competencia para clasificar, analizar y enmendar las fallas de mercado.

Aunque sea complicado de encontrar, en la serie How to Sell Drugs Online (Fast) podemos ver una situación similar a un mercado de competencia perfecta. En esta serie de Netflix, se cuenta la historia de un par de amigos que crean una venta de drogas en internet para llamar la atención de la exnovia de uno de ellos. La serie es la adaptación de un caso real en Alemania ocurrido hace unos años y nos presenta, de primera mano, el inusual mercado de drogas sintéticas en línea. Pero ¿qué hace a este mercado parecerse a una competencia perfecta? Basándome en las condiciones del modelo, les comentaré las semejanzas que encontré viendo la serie.

Una de las características de la competencia perfecta es la gran cantidad de compradores y vendedores que hay. Esto es importante porque ningún agente en el mercado tendrá una influencia significativa en los precios; la facilidad con la que cualquier persona con acceso a internet, en cualquier parte del mundo, puede entrar al mercado de drogas sintéticas hace que este sea bastante amplio. Asimismo, en la serie podemos ver el tamaño del mercado en la cantidad de competidores, locales e internacionales, a los que se enfrentan los protagonistas junto con la cantidad de órdenes de compra que reciben capitulo a capitulo.

Otra singularidad que tiene la competencia perfecta es la inexistencia de barreras de entrada o salida para consumidores y vendedores. Esto significa que los agentes, racionalmente, pueden decidir salirse del mercado cuando este no les conviene y entrar cuando vean la posibilidad de beneficiarse. De la misma manera, en la serie se ve la facilidad de los consumidores para hacer sus órdenes y los vendedores para poner su tienda en internet, según la capacidad de su proveedor. En la realidad, es aún más fácil entrar al mercado como vendedor gracias a la facilidad de proveerse con los utensilios y materia prima necesarios. Según el Informe sobre los mercados de droga en la Unión Europea, esto se debe a que los vendedores distribuyen estas drogas a través del servicio postal prioritario debido al alto flujo de correspondencia que manejan. Dado que envían los paquetes de manera discreta, no se pueden detectar fácilmente. Además, tanto vendedores como consumidores utilizan sitios webs con servidores descentralizados para hacer sus transacciones anónimamente.

Paralelamente, la idea de que el producto debe ser igual o muy similar entre diferentes vendedores es otra particularidad del modelo de competencia perfecta. Esto es importante, ya que para el consumidor no es relevante a quien le compra. En la serie, debido a la necesidad de darle relevancia a los protagonistas, se rompe esta condición en un punto de la trama. Sin embargo, en la realidad ocurre algo diferente en el mercado debido a que constantemente es afectado por las regulaciones que imponen las autoridades a las materias primas fáciles de obtener, con el fin de erradicar su producción. No obstante, la naturaleza de este tipo de sustancia hace que, con pequeñas modificaciones químicas e insumos no regulados, se logre una droga con un efecto similar o más potente. Esto permite que cada vendedor busque una nueva sustancia que sea un sustituto de la anterior (a la que se le impuso la regulación) y como resultado se puede generalizar este tipo de drogas como un producto homogéneo.

Una ultima característica que analizaré es que, en competencia perfecta, los agentes tienen toda la información que necesitan, por lo que al no haber asimetrías podrán tomar la decisión que los haga más felices, es decir que maximice su bienestar. En la serie, el anonimato de los agentes hace que los únicos recursos que tienen los consumidores para tomar la decisión de compra son el precio y las valoraciones que dejan antiguos clientes. En la realidad ocurre exactamente la misma situación. Teóricamente, acá se derrumba la idea de encontrar un mercado que se desempeñe como el modelo en cuestión. Esto se debe a que los vendedores, al no ser totalmente confiables para los consumidores, tratan de mostrar la calidad de su producto señalizando las bondades de este mediante las valoraciones. Por lo tanto, no hay información perfecta y los consumidores no tienen la suficiente información para tomar las decisiones que más los satisfagan.

No cabe duda de que este no es un mercado ilegal tradicional y, aunque es bastante interesante la similitud de su comportamiento, la naturaleza del ser humano hace imposible que sea totalmente igual al modelo de competencia perfecta. Cabe aclarar que mi intención es mostrar lo interesante que puede ser la intuición económica detrás de la serie y su relación con la realidad de este mercado. Por lo tanto, para sacar conclusiones más especificas acerca del comportamiento de este, se debería hacer un análisis más riguroso y formal.

Para terminar, les recomiendo la serie. Además de entretenida, ejemplifica uno de los conceptos que aprendemos y que son más mencionados en el salón de clase (o clases virtuales).