• Santiago Marin Duran

Cities Skylines: el juego en el que se puede ser el planificador central de la economía

Actualizado: 13 de sep de 2020

por Santiago Marín. Blog Económico Series

Citites Skylines

Cities Skylines es un videojuego desarrollado por Colossal Order y Paradox Interactive en el que se construyen ciudades en diferentes escenarios.

Si usted es de los economistas que cuando ve modelos con un planificador central piensa: ¿qué se sentirá tener el poder de tomar las decisiones óptimas para todos los agentes?, le tengo buenas noticias. Cities Skylines es el videojuego en el que esa fantasía de ser el titiritero dictatorial de la economía se hace realidad. El juego, que aparte de cumplirle sus anhelos saca a relucir sus habilidades para diseñar ciudades, está hecho para que usted sea quien cobre impuestos, imponga leyes y provea servicios básicos a la sociedad, todo con el objetivo de mantener a sus ciudadanos y empresas felices.

Cities Skylines, que incluso es recomendado por la revista Time, permite que el usuario elija el escenario del cual quiere partir. Un mapa con una geografía montañosa, una playa paradisiaca o un desierto donde el petróleo abunda más que la arena son solo algunas de las muchas opciones disponibles para empezar a construir el sueño del economista. Al comenzar el juego los jugadores construyen carreteras y deciden el uso del suelo para cada parcela (vivienda, comercio, oficinas, industria o edificios municipales) según su presupuesto inicial. Posterior a ello, cuando los ciudadanos empiezan a demandar servicios (agua, energía, saneamiento, educación, seguridad, entre otros), el planificador central debe verse en la tarea de proveerlos de manera eficiente. Con el pasar de los días la población empieza a crecer y las necesidades empiezan a cambiar: los ciudadanos que van muriendo necesitan cementerios, los padres primerizos demandan escuelas para sus hijos y los adultos necesitan mejores carreteras y transporte público para no quedarse atrapados en el tráfico.

En Cities Skylines el jugador siempre estará inmerso en tomar decisiones que maximicen la utilidad de la sociedad. Usted va a estar a merced de la demanda de sus ciudadanos y lo que decida hacer puede ir a favor o en contra del bienestar de ellos. Algunos ejemplos de las cosas chéveres (para nosotros los economistas) que se pueden hacer allí son:

  1. Entender, a través de la vivencia, el flujo circular de la economía. Los ciudadanos van a demandar un empleo recién llegan a la ciudad, por lo que usted debe controlar el numero de empresas que hay allí para que las personas puedan ir a trabajar y no morirse de hambre. Esas empresas, que producen bienes con mano de obra de sus liliputenses e insumos (que se importan del exterior si en su mapa los recursos naturales escasean), son las mismas que venden la comida y otros bienes a los ciudadanos. A través de esas interacciones usted va entendiendo cómo se relacionan las empresas y los hogares en el mundito económico y a partir de ello puede empezar a ver a quién cobrarle impuestos, a quién darle excepciones tarifarias o a quien ponerle un parque al lado para que valorice su terreno.

  2. Tomar decisiones fiscales. En Cities Skylines usted es quien decide cuánto porcentaje del presupuesto de la ciudad se va a educación, salud, transporte, infraestructura, etc y cuánto porcentaje del ingreso de los hogares, las empresas y las industrias le corresponde a la ciudad. El juego le permite cumplir el sueño de cualquier Ministro de Hacienda: no tener Congreso alguno para tumbarle las reformas. Lo bueno de ello es que usted hace lo que se le antoje con su ciudad, que asumo es lo que usted crea lo mejor para ella, pero lo malo es que las consecuencias son su mera responsabilidad (el juego está tan bien hecho que si su ciudad quiebra su partida termina con un mensaje de agradecimiento por su ingenuidad).

Para finalizar quiero resaltar que hay extensiones del juego y mods que hacen la experiencia más interesante. El juego está disponible para PC, Xbox One, PlayStation 4 y Nintendo Switch. Yo lo juego en computador y lo compré a través de la plataforma Steam. ¡Anímese a aprovechar el tiempo de ocio cumpliendo sus sueños de economista!

Pd. Como en los modelos, no todo es una perfecta representación de la realidad. En Cities Skylines no hay Banco Central, ni inflación, ni política monetaria. Lamento decepcionarlos queridos monetaristas.


141 vistas